A Timeline off Timeless Design.

1994 Chrysler LHS

2006 Chrysler 300C SRT8

200C EV Concepto

200C EV Concepto

Walter P. Chrysler con el original 1924 Chrysler Six

1931 CG Imperial Roadster

1931 Chrysler Imperial

1955 Chrysler 300 Sport Coupe

1956 Chrysler 300

Chrysler 300 Heritage 1957 300C

1957 Chrysler 300C

1975 Chrysler Cordoba

1975 Chrysler Cordoba

1982 Chrysler LeBaron

1987 Chrysler LeBaron Convertible

1993 Chrysler Concorde

1920-1924: Chrysler se asoció con tres ex-ingenieros de Studebaker, Fred Zeder, Owen Skelton y Carl Breer para diseñar un nuevo y revolucionario automóvil. Definieron que los productos de la marca Chrysler serían vehículos “lujosos” y accesibles, conocidos por su innovadora ingeniería de alto vuelo.

1924: El primero fue el Chrysler Six de 1924, un automóvil totalmente nuevo valorado en $1,565 que presentó dos innovaciones significativas, un ligero y poderoso motor seis cilindros de alta compresión, y por primera vez, los frenos hidráulicos en las cuatro ruedas fueron estándar en un vehículo de pasajeros. El Chrysler Six también presentó pistones de aluminio, filtros de aceite y aire reemplazables, lubricación “full-pressure”, ejes tubulares frontales, amortiguadores, e iluminación interior indirecta.

1930-1935: Ya, en su primera década, el liderazgo de la Corporación Chrysler en la innovación se ha ganado para sí el sello de la “empresa de ingeniería” de Detroit. La lista de iniciativas de Chrysler incluyen el Floating Power (Un nuevo método de instalar los motores para aislar la vibración), filtros de aceite reemplazables, carburadores de tiro descendente y parabrisas curvos de una sola pieza.

1946-1954: El primer indicador de los tiempos cambiantes en Chrysler vino con el desarrollo y la entusiasta receptividad del autoritario motor V8 de cabezas hemisféricas en 1951. El que pronto pasaría a ser el legendario HEMI®, combinaba mejor combustión, compresión más alta y menor pérdida de calor para crear un motor con muchos más caballos de fuerza que el anterior V8. Posteriormente siguió la transmisión automática Powerflite.

Chrysler reafirmó la reputación de su ingeniería al comisionar un revolucionario programa para motores de turbina a gas. Esta campaña de 27 años que trataba de aplicar la suave potencia y los bajos niveles de mantenimientos que requieren los motores de turbina de avión a los automóviles se hizo parte de la cultura de la marca Chrysler.

1955-1962: Exner revivió en Chrysler el diseño de vehículos de vehículos basado en elegantes diseños Look Forward, de 1955 que transformó la línea de producción en la noche. La insignia del Look Forward fue el Chrysler 300 de 1955, un automóvil impresionante que combinó un estilo suave con la gran potencia de HEMI. El 300, posiblemente el primer carro musculoso se convirtió en una legenda dentro y fuera de las pistas de carreras, rompió records durante la década de los 50s, incluyendo una demostración a 143-mph en Daytona Beach. Al ir pasando los años de esa década, los productos Chrysler empezaron a usar aletas de cola distintivas, Desarrolladas para mejorar el manejo y la estabilidad por encima de las 70 millas por hora. El 300C, portador del estandarte de la marca Chrysler para 1957, estaba equipado con un motor HEMI de 392 pulgadas cúbicas estándar, 375 caballos de fuerza, dos carburadores de cuatro bocas, un árbol de levas de alto rendimiento, suspensión “Torsion-Aire” y la nueva transmisión “Torqueflite”, haciéndolo el vehículo más rápido y poderoso producido y ensamblado en America en ese año, ganándose su denominación de “Beautiful brute”.

Los primeros trabajos de ingeniería de esta empresa en esa época incluyen: el primer "panel de instrumentos acolchado” la famosa transmisión Push-Button de Chrysler (que se volvió un ícono en los ‘50s), dirección asistida, suspensión de barra de torsión y el primer alternador práctico (introducido en 1960, demostró ser tan exitoso que se convirtió en un equipamiento estándar tan solo un año después).

1963-1970: Los productos de Chrysler evolucionaron con gracia durante los 60, las aletas en los vehículos desaparecieron y los autos grandes se volvieron más refinados. Anuncios publicitarios del New Yorker de 1963 prometieron que “no hay ediciones junior que comprometan tu inversión”, el Chrysler 300-J de 1963 mantuvo el estilo de imagen y de Style-plus-speed de la marca con interiores de cuero estándar, barras de torsión de servicio pesado y múltiples de admisión de Ram; una edición especial del Pace Setter en su versión convertible inició el Indianapolis 500.

Para 1965, las ventas de Chrysler habían incrementado en un 65%, y la marca pasó del 11vo al 9no lugar en los rankings nacionales. Los modelos variaron desde el “Lujo accesible” de la línea Newport (con no menos de 376 combinaciones de corte y color), la alta gama New Yorker y hasta el deportivo 300 con sus 440 pulgadas cúbicas de su motor v8.

1971-1979: Un punto culminante de diseño en rápida evolución del catálogo de Chrysler para la década de 1970 fue el Córdoba - con su coupe de 115 pulgadas de distancia entre ejes – considerado el “Nuevo automóvil pequeño de Chrysler”. Con su frontal de estilo “Jaguar”, su elegante línea de techo y únicos faros traseros rectangulares, se convirtió en uno de los vehículos más importantes de la era, junto a su comerciales de televisión protagonizados por el actor Ricardo Montalban que exaltaba las virtudes de su interior de “rico cuero Corintio”. El Cordoba vendió más que todos los demás vehículos de Chrysler combinados, inspirando a otros nuevos y más pequeños diseños de Chrysler, como el LeBaron Medallion coupe.

1980-1987: La era automovilística “de vuelta a lo básico” alcanzó su punto más alto con la introducción del minivan en 1984. El vehículo más práctico de la Corporación Chrysler demostró ser también el más popular, y eventualmente nos llevó al renacimiento de la placa de identificación Chrysler Town & Country en una versión de lujo.

Lo más destacado del diseño de la marca Chrysler durante este periodo fue indiscutiblemente el LeBaron convertible, el cual reintrodujo los convertibles al mercado americano y disfrutó de una carrera de nueve años, donde trajo estilo y entusiasmo de vuelta a la marca.

1988-1998: A finales de los 80, el nuevo liderazgo de Chrysler, determinado a retornar la marca a sus raíces de excelencia en ingeniería y diseño. Decididos a crear una línea completamente nueva de vehículos de concepto “Euro-Japonés”, y desarrollo de plataformas de equipos que realizaran el trabajo de manera rápida y rentable. La nueva filosofía de producto fue reflejada en el desarrollo de vehículos conceptuales como el Portofino de 1988 y el Millenium de 1989.

El renacimiento de Chrysler empezó con fuerza con el Sedan Concorde de 1993 de tamaño mediano, el cual fue rápidamente seguido por los LHS y Chrysler 300M de tamaño completo, el pequeño Sedan Cirrus, los compañeros Sebring Sport de lujo, el Sebring Convertible, y la nueva generación de Town & Country minivan.

2000-2010: El nuevo milenio nos trajo una década de innovación y logros en el diseño de Chrysler, siendo el más notable el lanzamiento del icónico Chrysler 300C, la más reciente generación de una familia de campeones fabricados con entusiasmo desde 1955. Cuando fue lanzado en el 2005, el impresionante 300C volvió los ojos del mundo automovilístico a Detroit, y brilló bajo una nueva luz como gran diseño americano.

Pero, el Chrysler 300C no fue el único ejemplo brillante del diseño innovador de Chrysler en esta década, la introducción del PT Cruiser fusionó modernos servicios con una sensibilidad romántica y retro, una era de geniales carrocerías “Modelo A”. Esta década fue de notable reinvención para la minivan. De parte de la gente que la inventó. Con nuestro modelo insignia, Chrysler Town & Country reconocido por incorporar importantes innovaciones tecnológicas y de seguridad, mantendrá su estatus como benchmark de la minivan en el nuevo milenio y más allá.

2011 +: Chrysler fue fundada con la filosofía del diseño con propósito. Para construir nuevos vehículos revolucionarios y vehículos de lujo accesibles conocidos por su ingeniería innovadora y su visión a futuro. Ese es nuestro propósito hoy en día y lo seguirá siendo en los tiempos por venir.

Nuestra alianza con el Grupo Fiat® nos brinda la ventaja competitiva del acceso a nuevas tecnologías y soluciones de ingeniería avanzadas que apoyan nuestra misión. Nuestro propósito. Crear el tipo de vehículo excitante, eficiente, confiable y seguro que esperas y mereces.

Detroit 2011. El diseño y la innovación toman vuelo. Esto es Chrysler ahora. No podemos esperar a revelar lo que está por venir.